HISTÓRICAS PARTE 5: ALGUNAS FEMINISTAS FAVORITAS

Inicio  /  HISTÓRICAS PARTE 5: ALGUNAS FEMINISTAS FAVORITAS
HISTÓRICAS PARTE 5: ALGUNAS FEMINISTAS FAVORITAS

Berta Isabel Cáceres Flores – Piscis ♓ (La Esperanza, Honduras; 4 de marzo de 1971 - 2 de marzo de 2016​)

Conocida dirigente de la etnia Lenca de Honduras, feminista​ y activista del medio ambiente. 

Berta fue defensora de los derechos humanos por las comunidades indígenas y campesines en su país. Seguía a su legado familiar siendo su madre la principal referente. Luchadora incansable por los derechos de la Tierra, contra las transnacionales y sus abusos. Fue Co-fundadora del Consejo Cívico Popular Indígena de Honduras (COPINH) para combatir contra los proyectos de presas hidroeléctricas y la privatización de los ríos, de los que las mujeres Lenca son sus principales guardianas.

Desde el golpe de estado en Honduras en 2009, comenzaron a destinar tierras a megaproyectos que provocaron el desplazamiento de comunidades indígenas, la destrucción del medio ambiente, la privatización de ríos y territorios -casi el 30 % del territorio nacional se ha destinado a concesiones mineras- por lo que Berta se convirtió en ícono de esta controversia. En 2015 fue reconocida por el Premio Goldman -es un premio internacional que se concede anualmente como recompensa a defensores de la naturaleza y el medio ambiente- por su aporte a la defensa del medio ambiente y las comunidades.

Uno de los logros que refleja su inagotable trabajo entre 2013 y 2014 fue que se desistiera la edificación de una presa hidroeléctrica en el río Gualcarque, catalogado por los lencas como sacro y crucial para su subsistencia -era una importante fuente de agua y alimentos para la comunidad- proyecto liderado por una empresa Hondureña con inversionistas extranjeros como el Banco Mundial y la mayor constructora a escala mundial, Sinohydro. Durante este megaproyecto Berta y otros activistas incluidas las personas de la comunidad Lenca, recibieron constantes hostigamientos, amenazas de muerte y fueron posicionados por los medios de comunicación y gobierno hondureño como “violentos y criminales”. Por lo que nuestra compañera tuvo que vivir como fugitiva, su madre y sus hijos tuvieron que abandonar el país, a pesar de estar bajo Amnistía Internacional. (Honduras según un informe de Global Witness de 2015 llamado “Cuántos más” fue considerado el país más peligroso en todo el mundo para los defensores ambientales)

Una de las frases que más me marcó de Berta fue: “Nuestra Madre Tierra – militarizada, cercada, envenenada, lugar donde los derechos humanos básicos son sistemáticamente violados – demanda que actuemos”.

Final y lamentablemente, en marzo de 2016, entraron a la fuerza en su casa en La Esperanza, en Intibucá, disparando y asesinando a Berta Cáceres también fue hiriendo el ambientalista mexicano Gustavo Castro Soto, principal testigo del asesinato. Creemos con certeza que la lucha de Berta fue transversal y fundamental, su vida nos inspiró a confiar en nuestra primera feminista, la pacha mama, si no la respetamos a ella, ¿después qué queda? Espero que tomemos consciencia de que el feminismo es antiespecista y verde, por lo mismo, nadie debe sufrir la opresión de un sistema explotador.

Wangari Muta Maathai – Aries ♈ (Nyeri, Kenia; 1 de abril de 1940 - 25 de septiembre de 2011)

Feminista, bióloga, ecologista y activista política. 

Wangari nace en el pueblo de Ihithe del distrito de Nyeri, en las tierras altas centrales Kenia, entonces colonia británica. Su familia era kĩkũyũ, el grupo étnico más numeroso de Kenia, y residía en la región desde hacía varias generaciones. Las mujeres en la Kenia de los años cuarenta estaban abocadas a trabajar en los campos, recoger leña y acarrear agua, pero Wangari tuvo un camino distinto, la oportunidad de estudiar.

A los ocho años comenzó a estudiar, destacaba por sus buenas aptitudes y calificaciones. En 1960 ganó una beca para poder estudiar en Estados Unidos, donde se graduó en Biología, con los años siguió perfeccionando sus estudios, y comenzó su carrera como docente. Maathai se convirtió en la primera mujer de África Central y Oriental en obtener un doctorado, también fue la primera mujer Jefa de Departamento (de Anatomía Veterinaria, 1975) y Profesora Asociada en la Universidad de Nairobi (1977), wooow!

Mientras estudiaba, y recorría el camino de la docencia e investigación Wangari comenzó su activismo por los de los derechos de las mujeres, luchó por conseguir igualdad de oportunidades y salarios en la Universidad y luego fue directora del Consejo Nacional de Mujeres de Kenia (NCWK), asociación que abogaba por el empoderamiento de las mujeres kenianas. Las empoderaba también a través de la ecología y el desarrollo sustentable, motivando a las mujeres kenianas a crear invernaderos por todo el país, preservando la naturaleza nativa de los bosques aledaños. Wangari trabajaba en lograr una cohesión entre la ecología, la sustentabilidad, los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres.

Fue la primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz en 2004 por "su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz". En 1977 fundó el Movimiento Cinturón Verde -impulsado para detener la deforestación de su país natal-, por el que obtuvo en 1986 el Premio Nobel Alternativo -reconocimiento sobre protección medioambiental, derechos humanos, desarrollo sostenible, salud, educación, paz-. En el área de la política, fue elegida miembro del Parlamento de Kenia donde ejerció como ayudante del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales entre los años 2003 y 2005. También formó parte del Consejo de Honor del Consejo para el futuro del mundo.

Su legado permanece con el movimiento Cinturón Verde, el cual lleva más de 40 millones de árboles plantados en toda África, más de 3.000 viveros atendidos mujeres, y en expansión por el continente. Hoy permanece en la memoria al ser una inspiración para miles de mujeres, especialmente africanas, las cuales han aprendido que estudiando y luchando pueden cambiar sus vidas y su entorno. Wangari es uno de los ejemplos claros de que las murallas que pone el sistema por ser quienes somos es brutal, pero ella logró derrumbar eso y demostrarnos que con convicción y trabajo se logra todo. Qué orgullo poder tener mujeres de este calibre como enseñanza de lucha.

Si quieres leer “Históricas Parte 1: Algunas feministas favoritas” haz click aquí

Si quieres leer “Históricas Parte 2: Algunas feministas favoritas” haz click aquí

Si quieres leer “Históricas Parte 3: Algunas feministas favoritas” haz click aquí

Si quieres leer “Históricas Parte 4: Algunas feministas favoritas” haz click aquí

¡Sabemos que hay un montón! Pero vamos de a poquito, así podamos ir leyendo, compartiendo y aprendiendo 💜.

Un fuerte abrazo

Equipo Bosquetro 🌕🌴